Los fenómenos mediúmnicos comenzaron con el Espiritismo?


No, los fenómenos mediúmnicos siempre existieron. La mediumnidad es una facultad inherente a la especie humana, la comunicación entre los dos planos de la vida siempre ha sido conocida desde tiempos inmemoriales. Sin embargo, tuvo que someterse a un proceso lento y gradual de evolución, cuya historia acompaña la propia evolución del Espíritu.



Los primeros habitantes del Planeta llamaban dios a todo lo que presentaba cualquier característica sobrenatural, cualquier cosa que les escapaba al entendimiento, tales como fenómenos de la naturaleza y hasta habilidades percibidas en otro individuo que lo distinguía de los demás. En consecuencia, les rendían cultos y, por no poseer el sentido moral e intelectual desarrollado, los pueblos primitivos ofrecían a los dioses sacrificios humanos y de animales, así como ofrendas de los frutos de la tierra. Tales cultos estaban marcados por prácticas anímicas y mágicas que perduraron por milenios.



A través de las experiencias reencarnadas, el hombre aprende a utilizar su energía espiritual, extrayendo elementos del fluido cósmico universal, que será oportunamente estudiado en una pregunta posterior, elaborando y perfeccionando sus mecanismos de expresión y de comunicación, entre sí y con los habitantes del mundo espiritual.


Se inicia, de esta vez, el proceso civilizatorio propiamente dicho, que tiene el poder de modificar la faz del Planeta. El proceso evolutivo no fue, obviamente, ejecutado exclusivamente por el individuo, siempre estuvo secundado por inteligencias superiores, permitiendo que el cuerpo espiritual (periespíritu) se perfeccionara también y, como resultado, producir un vehículo físico apto para alzar vuelos más altos.


A medida que el Espíritu evoluciona a través de las innumerables reencarnaciones, naturalmente sus facultades perceptivas son ampliadas, aprende a refinar las ondas del pensamiento, pues el psiquismo humano se encuentra mejor estructurado. Por medio de la sintonía, emite vibraciones que atraen el pensamiento y las ideas de Espíritus semejantes, encarnados y desencarnados.




La intuición fue el sistema inicial de intercambio y, con el paso de los tiempos, el ser espiritual percibe que la mente es la clave de todo, siendo ella orientar todas las necesidades evolutivas del espíritu. El pensamiento, fuerza creativa, envuelve las mentes dentro de su rayo de acción, pero también, por los mecanismos de la reciprocidad, es influenciada por Espíritus, encarnados y desencarnados, superiores e inferiores.


En este sentido, el Papa Benedicto XVI ha recordado que el Papa Benedicto XVI ha recordado que el Papa Benedicto XVI ha recordado que el Papa Benedicto XVI ha recordado que el Papa Benedicto XVI, Y en el caso de las mujeres. En el camino de la luz, del Espíritu Emmanuel, psicografía de Francisco Cándido Xavier, FEB; y El espíritu y el tiempo - Introducción Antropológica del Espiritismo, de Herculano Pires. Editorial Edicel.


En principio trae la mediumnidad primitiva, donde consta la intuición como siendo la mediumnidad inicial. Se observa el médium idólatra, que adora o teme a las fuerzas de la naturaleza, designadas como "dioses": sol, cielo, luna, estrellas, lluvia, árboles, ríos, fuego, ser humano que se destaca en la comunidad. Después de la mediumnidad tribal, en la que se desarrolla una mentalidad mediúmnica colectiva, con la creencia grupal en Espíritus o dioses. Surgen las concepciones de cielo-padre, como el Creador o el fecundador, y tierra madre, como la generatriz, la que fue fecundada por el creador.


El fetichismo ya era una forma más perfeccionada del mediumnismo tribal, con un fuerte colorido anímico, caracterizado por el culto a los fetiches o objetos materiales, en representación de la Divinidad o de los Espíritus. Aparece la figura del curandero o hechicero, siempre muy respetada y reverenciada y, al mismo tiempo, amada y temida por los demás miembros de la tribu o clan. Como el paso del tiempo, las prácticas se desdoblaron en otras, actualmente conocidas como vudú y magia negra.


También tenemos el mediúmnismo mitológico, caracterizándose la práctica mediúmnica por la presencia de los mitos, con un simbolismo de la creación del universo y de los seres, así como por la magia, por medio de prácticas mediúmnicas y anímicas de fuerte connotación ritualística. El mediumnismo oracular fue aquel surgido en el período de la historia humana considerado como inicio de la civilización, siendo politeísta y religioso. Los dioses, los Espíritus, eran cultos por la sociedad, formaban parte de una sociedad jerarquizada, donde hay un dios mayor, Zeus, viviendo en un lugar determinado, como Olimpo. Tales dioses son inmortales, poderosos, pero poseen pasiones típicas de los hombres mortales, como el odio, el amor, el rencor, la compasión.


Cada dios es responsable del gobierno de una parte de la tierra o de los seres terrestres, constituyendo los oráculos el núcleo de toda actividad humana, nada haciendo sin consultarlos previamente, siendo Grecia considerada el centro de la mediumnidad oracular, con el oráculo de Delfos siendo el más famoso y representando la divinidad. Los Espíritus y los dioses hablaban por intermedio de un médium, llamado pitonisa, o ocupaban temporalmente su cuerpo para manifestarse y, aún, utilizaban objetos del templo, como una estatua, o elementos de la naturaleza.


En la antigüedad, según Emmanuel, la mediumnidad presenta las siguientes características: una cara externa o exotérica, de naturaleza politeísta, teatral, supersticiosa, repleta de magia, destinada a las manifestaciones públicas y una cara interna o esotérica, de esencia monoteísta, envolviendo grados de ardua la iniciación que se practicaban en el interior de los templos por médiums, magos, pitones, etc., genéricamente denominados "iniciados", que eran mantenidos bajo la supervisión de sacerdotes.


En realidad, la práctica mediúmnica del inicio de los tiempos surgió con más énfasis no sólo entre los griegos, sino también entre otros pueblos griegos, egipcios, hindúes y judíos. Cuando observamos la Biblia, vamos a constatar la mediumnidad como algo natural y exuberante, el profetismo era la mediumnidad que más se destacaba y fue importante para el surgimiento de la primera religión conocida, el Judaísmo.




Recordemos también la figura impar de Moisés, poseedora de gran mediumnidad y de poderosos recursos espirituales, teniendo a Dios a él concedido la misión de traer al mundo material los diez mandamientos de la ley divina. El mismo día de Pentecostés, constante en Hechos 2: 1-13, se caracteriza como el mayor hecho mediúmnico conocido, marcando el inicio de la práctica mediúmnica propiamente dicha.


Todo sucede en la época apropiada y conforme al entendimiento de la humanidad. El Espiritismo no creó los fenómenos mediúmnicos, pero vino a explicarlos, quitar el velo sobre aquello que hasta entonces era desconocido. Considerando que las cosas se van definiendo poco a poco, a través del tiempo, no mostrándose pronto en su completitud, podemos decir que todo el pasado fue como una preparación para el futuro advenimiento del Espiritismo.


En el caso de que se trate de una persona que no sea una luz muy fuerte, no hay que aclarar, de modo que la prudencia a la luz, manda ocultar hasta que, llegado el hombre a cierto grado de desarrollo, pueda buscar la luz, pesando la oscuridad. De esta manera, todo lo que está oculto será un día revelado, y lo que el hombre no puede todavía comprender en la Tierra, será sucesivamente revelado en los mundos más avanzados, cuando esté más purificado y depurado. [1]

    

[1] KARDEC, Allan. El Evangelio según el Espiritismo. 131 ed. Brasilia: FEB, 2013. p. 292.

2020 © Todos direitos reservados Conhecendo o Espiritismo