¿Qué es el triple aspecto de la Doctrina Espírita?



Antes de adentrarnos en el mérito de nuestra pregunta, traemos una reflexión de Herculano Pires que afirma hablar de todo el Espiritismo, bien o mal, pero que pocos lo conocen, generalmente considerándolo una secta religiosa común, repleta de supersticiones. En este sentido, el espiritismo, nacido a mediados del siglo pasado, es todavía hoy el día de hoy, en el siglo XVIII, Gran Desconocido de los que lo aprueban y lo alaban, así como de los que lo atacan y critican. [1]


Observamos que al tiempo de Kardec, como aún hoy, aquellos que nada saben del Espiritismo tienden a tomarlo por lo que él no es, más una religión o secta, con sus misterios, supuestos sacerdotes dedicados a consultar en la penumbra a los muertos para los fines más variados. Es precisamente por eso que Kardec nos invita a estudiar la Doctrina Espírita, destacando que los espíritas necesitan conocer bien el Espiritismo, estudiarlo bien, edificar en el alma los principios filosóficos que dicen adoptar y buscar continuamente el progreso espiritual.


En esta pregunta vamos a abordar el triple aspecto de la Doctrina Espírita, cuestión de suma importancia para quien realmente desea entender sobre el Espiritismo y, como dicho, eso sólo es posible a través de un estudio serio y metódico.


Espiritismo es ciencia, filosofía y religión, siendo este su triple aspecto, pues técnicas de investigación se utilizaron para comprobar la veracidad de los fenómenos espíritas (ciencia) y, sobre la base de la revelación de los resultados (verdades), se formularon cuestiones de alto contenido filosófico (filosofía), verificándose que la aplicación de aquellas pueden ser utilizadas en la transformación moral del hombre (religión).


La ciencia, por el diccionario, es el conocimiento profundo sobre algo. Conocimiento o saber excesivo logrado por la práctica, raciocinio o reflexión. La reunión de los saberes organizados obtenidos por observación, investigación o por la demostración de ciertos acontecimientos, hechos, fenómenos, siendo sistematizados por métodos o de manera racional: las normas de la ciencia. [2]


Espiritismo es ciencia porque estudia, a la luz de la razón y dentro de criterios científicos, los fenómenos mediúmnicos, es decir, fenómenos provocados por los espíritus y que no pasan de hechos naturales y absolutamente dentro de las leyes divinas. Todos los fenómenos, incluso los más extraños, tienen explicación científica. No existe lo sobrenatural en el Espiritismo. El Espiritismo, siendo ciencia de observación, estudia y analiza las relaciones de los Espíritus con el mundo corpóreo, como aseveró otrora Kardec en la obra "Lo que es el Espiritismo", estando bien explicada y descrita en El Libro de los Médiums su metodología de investigación, constatando -se ha sido un modo seguro de lidiar con los Espíritus en reuniones serias.


A través de esa metodología, que vamos a conocer más detenidamente en la pregunta "¿Cómo Allan Kardec codificó la Doctrina Espírita?", Se quitó el velo que encubría parte de la percepción del mundo invisible y nos hizo conocer y entrever la inmortalidad del alma comprobada por los innumerables hechos que la la mediumnidad demuestra. Kardec evocaba Espíritus Superiores para cuestionarlos sobre temas filosóficos de gran profundidad, a través de los médiums que actuaban en la Sociedad, en ningún momento considerando a ningún espíritu como revelador exclusivo y privilegiado, ni las tesis reveladas como verdades absolutas.


En el siglo XVIII, en el siglo XVIII, en el siglo XVIII, en el siglo XVIII, en el siglo XVIII, En ese sentido apuntó el insigne maestro que el Espiritismo marcharía siempre con el progreso, razón por la cual jamás sería superado, pues si nuevos descubrimientos demostraran estar en error sobre un cierto punto, se modificaría sobre ese punto, es decir, si una la nueva verdad se revelara, él la aceptaría. [3]

El aspecto científico del Espiritismo se desarrolla en dos obras de Allan Kardec: El Libro de los Médiums y la Génesis.


Espiritismo es filosofía porque analiza la Creación Divina, explicando cuál es la razón de Dios haber creado al hombre, cuál es su origen y su destino, reflexiona sobre las causas de la felicidad e infelicidad humanas. Las preguntas como: "De donde he venido", "lo que hago en el mundo", "a donde iré después de la muerte" son plenamente respondidas por el Espiritismo, recordando que toda doctrina que da una interpretación de la vida, una concepción propia del mundo, es una filosofía.

La Doctrina Espírita es una filosofía que enseña el autoconocimiento como instrumento indispensable a la evolución intelecto-moral del Espíritu, teniendo un profundo potencial para transformar el mundo a partir del individuo. "Su fuerza está en su filosofía, en el llamamiento que dirige a la razón, al sentido común". [4]

Por lo tanto, el aspecto filosófico retrata los principios y enseñanzas de los Espíritus Superiores recogidos y organizados por Allan Kardec, más la contribución del noble codificador obtenido en sus reflexiones y estudios, estando este aspecto filosófico abordado en El Libro de los Espíritus.

Espiritismo es religión porque desencadena, a partir de la apreciación de los principios que trae, una moral que conduce al hombre a la ética del amor ejemplificada por el Divino Maestro. Recordemos que la moral puede ser vista como sinónimo de ética, como teoría de los valores que regulan la conducta humana.


La Doctrina Espírita tiene por objetivo la transformación moral del hombre, reviviendo las enseñanzas de Jesucristo en su verdadera expresión de simplicidad, pureza y amor, buscando una religión simple, sin sacerdotes, ceremonias y ni sacramentos de ninguna especie, sin rituales, culto a la religión imágenes, velas, vestiduras especiales y ni manifestaciones exteriores.


El aspecto religioso abordará las consecuencias morales del comportamiento humano, definido por el uso del libre albedrío y gobernado por la ley de causa y efecto, a la que toda la humanidad está sujeta. La moral espírita hace del hombre persona de bien, sabiendo distinguir el bien del mal y elegir el primero, pues el verdadero hombre de bien, según enseña El Evangelio según el Espiritismo, "es lo que cumple la ley de justicia, de amor y de amor de caridad, en su mayor pureza. [5]


El Espíritu Emmanuelelucida, tomando como referencia esta orientación, podemos tomar el Espiritismo simbolizado como un triángulo de fuerzas espiritual, vinculando la Ciencia y la Filosofía a la Tierra y la Religión al cielo, como el ángulo divino. Añade también que la Doctrina, en su aspecto científico y filosófico, será siempre un campo noble para las investigaciones humanas, buscando el perfeccionamiento de la Humanidad, pero que en el aspecto religioso, sin embargo, reposa su grandeza divina, por constituir la restauración del Evangelio de Jesucristo, promoviendo la renovación espiritual definitiva del hombre. [6] El aspecto religioso de la Doctrina Espírita es desarrollado por Allan Kardec en las obras básicas El Evangelio según el Espiritismo y el Cielo y el Infierno.


[1]Id. O Evangelho Segundo do Espiritismo. 131 ed. Brasília: FEB, 2013. p. 232.

[2]XAVIER, Francisco Cândido. O consolador. Pelo espírito Emmanuel. [s.l.]:FEB, [2010?]. p. 9.

[3]KARDEC, Allan. A Gênese. 53 ed. Brasília: FEB, 2013. p. 41.

[4]KARDEC, Allan. O Livro dos Espíritos. 93 ed. Brasília: FEB, 2013. p. 464.

[5]PIRES, Herculano. Curso Dinâmico de Espiritismo – O grande desconhecido. São Paulo: Paideia, [2000?]p. 11.

[6]Portal Dicio. Dicionário Online de Português. Disponível em:<https://bit.ly/2MyArqM>. Acesso em: 7 jun. 2018.

2020 © Todos direitos reservados Conhecendo o Espiritismo