¿Sólo por el Espiritismo se puede tener contacto con los Espíritus?


En absoluto, pues no es el Espiritismo que permite el contacto con los espíritus, sólo orienta, explica, educa y retira el velo hasta entonces existente acerca de los fenómenos mediúmnicos.


La mediumnidad siempre existió en todas las épocas de la humanidad y va a seguir existiendo, la diferencia es el entendimiento que la Doctrina Espírita nos ofrece para que este contacto ocurra de forma correcta y segura.


En este momento, cabe mencionar que toda la humanidad presenta un tipo de mediumnidad llamada de natural, que se procesa a través de la inspiración y la intuición. A través de ellas, el hombre es constantemente influenciado por la espiritualidad amiga o inferior, aunque no se dé cuenta.


Por la sintonía, los buenos Espíritus nos inspiran y nos intuyen para el bien, sosteniéndonos en las pruebas de la vida y ayudándonos a soportarlas con coraje y resignación. Los malos, por otro lado, procuran inducir al hombre al error ya la ilicitud.


En El Libro de los Médiums, Allan Kardec dice:


"Toda persona que siente la influencia de los Espíritus, en cualquier grado de intensidad, es médium. Esta facultad es inherente al hombre. Por eso mismo no constituye privilegio y son raras las personas que no la poseen por lo menos en estado rudimentario. Se puede decir, pues, que todos son más o menos médiums." (1)


A menudo, cuando tenemos una idea ese pensamiento no es nuestro, fue inspirado o intuido por la espiritualidad que nos acompaña y, dependiendo de nuestra sintonía mental y frecuencia vibratoria, atraemos hacia nosotros espíritus elevados o imperfectos.


Un ejemplo de fácil entendimiento en cuanto al contacto con los Espíritus es la oración. Cuando rezamos y nos conectamos a Dios, sentimos su presencia, estamos involucrados en sentimientos de paz. En este momento estamos siendo amparados por la espiritualidad amiga y, por lo tanto, comunicándonos con los espíritus. ¿Y cómo sucede esto? Por el pensamiento y la sintonía. El pensamiento es el lazo que nos une a los Espíritus y es por eso que necesitamos cuidar de las vibraciones mentales que emitimos, pues dependiendo de su calidad estaremos atrayendo a nuestras compañías espirituales positivas o negativas.


Además, los médiums llamados ostensivos, aquellos que tienen la facultad mediúmnica más caracterizada y una capacidad de percibir y de comunicarse con el plano espiritual más fuertemente, no existen sólo en el Espiritismo, sino en todas las religiones. El Espiritismo sólo, a través de la codificación realizada por Allan Kardec, nos dio los fundamentos de la mediumnidad, permitió que conociéramos el fenómeno profundamente, comprendiendo sus causas, orígenes y mecanismo de funcionamiento. Y este hecho hace una enorme diferencia en el proceso de contado con los Espíritus, pues lo que puede parecer sobrenatural para las demás doctrinas o religiones, ocasionando temor, fuga y hasta aversión, es tratado con naturalidad por el Espiritismo, mostrándonos que todo forma parte de la ley natural de Dios. Así, el contacto con los Espíritus realizado dentro del Espiritismo ocurre con frecuencia y sin misticismo, pero no es exclusivo.

(1)KARDEC, Allan. El Libro de los Médiums. Capítulo 14. Los médiums. Artículo 159

2020 © Todos direitos reservados Conhecendo o Espiritismo